Necesidades

Cuando uno comienza a planear un viaje y se esmera en el puzzle de la maleta siempre termina renunciando a esas cosas que realmente no se necesitan…sin falta de que sean caprichos porque a veces son hasta inútiles.

La maleta de este viaje me ha servido para intentar que desde lo poco que traigo poder irme con mucho más de lo que verdaderamente importa.

No puedo hablar su idioma pero me esmero en intentar entenderlos o ser cercano con gestos y sonrisas…ese lenguaje que no falla.

Las miradas sin duda es en lo que más me fijo, expresan tanto con tan poco…así que sigo mirando para seguir aprendiendo.

Cielo y tierra

Hoy con las lecturas de la misa se me venía este pensamiento: cuando el cielo y la tierra se tocan en la Eucaristía recibimos infinidad de dones y también aprovechamos para compartir y dar gracias a Dios por tanto y tan bueno.

Aquí al terminar la celebración comienza la sección anuncios….reuniones, peticiones, saludos y encomiendas….dan para mucho…y cuando digo mucho es que hoy el monaguillo y yo casi nos dormimos….debía ser que ya era hora de comer y apretaba el calor…

Gamia y Beroubuoay han sido auténticas fiestas, baile incluido como gesto de bienvenida agradecida creo yo porque hoy tocaba esmerarse todo lo posible en el coro porque había visita. Momentos que alegran y alimentan la vivencia de estos…poco a poco van pasando los días y cuando me quiera dar cuenta estaremos haciendo de nuevo las maletas. Toca vivir con intensidad y ya llegará el momento de rumiarlo todo varias veces.

Pisando fuerte

No pises para medrar por encima de otros sino para avanzar en el camino junto aquellos que te rodean.

Suma tus fuerzas, tus ilusiones y tus ganas de llegar más lejos…

Pisa de nuevo siguiendo las huellas que otros dejaron en la senda próspera y no olvides que la carga compartida se lleva mucho mejor.

En la víspera del domingo celebramos en Mani y se está convirtiendo en tradición el selfie de pandilleros…

De qué color…

se pinta el cielo cada mañana hasta llegar el anochecer y salir la luna a pasear…cada instante…

es la mirada que te sigue la pista con curiosidad, quizás temor, agradecimiento…

es la piel del hermano en quien encontrar a ese Alguien que nos hace precisamente hermanos…eso es la fraternidad…

hoy la comunidad de Ganro ha sido una explosión de color, de miradas, de gestos, de retos y proyectos que los ilusiona y que nos tienen que mover a seguir avanzando.

Alabado seas

Todos los días darían para llenar páginas de la cantidad de cosas que me pueden llamar la atención por la sencillez de la gente, la pobreza que abruma pero se relativiza con una sonrisa, la grandeza y exuberancia de la naturaleza…una mezcla de sensaciones que por momentos me desbordan y me dejan sin reaccionar. Esta mañana, visitando Bembereke y Bouanri, disfruté de ver la ilusión y la entrega con la que los misioneros inician nuevos proyectos, los esfuerzos por llegar al pueblo más recóndito o atender a las comunidades tanto de laicos como de religiosas.

Con todo…hoy quiero quedarme por esa sensación de que se puede dejar todo y quedarse con lo importante…si se va la luz…que se vaya…pero el Señor iba a acudir a su cita con su pueblo y el generador en marcha…pues lo facilita más todavía….

Raíces

Nos recuerdan nuestro pasado, nuestros ancestros…de dónde venimos y ha de marcar el hacia donde vamos. Aunque nuestro árbol pierda hojas, dé muchos frutos…siempre seguirá necesitando de las raíces como impulso y alimento…no podemos renunciar a ellas y mirar hacia otro lado.

Esto es algo que estas gentes parecen transmitir: quieren respetar a sus mayores, no renunciar a su tradición mirando a lo que les viene de afuera con cierto temor pero afrontándolo con miedo y sabiendo asumirlo como suyo. Un pueblo que ha sufrido la esclavitud siempre parece herido de muerte y a la vez fuerte y unido para ayudarse y salir adelante.

Nimpuna es ejemplo de ello, crece y maduran en su camino de fe para pronto comenzar a bautizarse. La capilla comienza a quedarse pequeña y vienen de los poblados cercanos a la celebración con ganas de seguir aprendiendo.

Aunque machaquen sus raíces siguen dando fruto y creciendo fuertes.

Comunidad de Karaku

Hoy he participado por primera vez desde detrás del altar en una misa, una nueva perspectiva desde el que observar como se implican en los cantos, las oraciones y cuidar los unos por los otros especialmente de los más pequeños de la comunidad que tan pronto están saltando y brincando como caen rendidos y se duermen como si el resto del mundo no existiera.

El tener la oportunidad de darles la Comunión me hizo ver su máximo respeto y devoción, su búsqueda de estar en gracia y crecer en su camino de fe y de vida en Cristo. Una vivencia que se extiende fuera de las paredes de las capillas cuando toca ir a visitar a un enfermo o anciano que no haya podido asistir a la celebración. Una procesión llena de vida fue al encuentro de Colette, enferma en su casa, pequeños, grandes…TODOS nos acercamos a saludarla, Antonio dirigió una petición y oración por ella y al irnos me acerqué a hacerle una foto y darle la bendición pidiendo al Señor su fortaleza. La sonrisa que me dedicó quedará marcada en la memoria del alma.

¡Gracias Señor por mostrarme la fuerza de la Comunidad en el rostro de Colette!

Colette

Monseñor Martin

Esta mañana hemos ido a visitar al obispo de la diócesis de N’Dali con sede en la ciudad con el mismo nombre situada a unos 60 kms de Gamia. La ciudad pasa ya los 115.000 habitantes y comienza a tener buenos comercios y servicios. El obispo Monseñor Martin Adjou nos ha recibido en su despacho y me ha dejado una gran impresión por su cercanía, el gesto de hablar en español y darme ánimos en mi camino al sacerdocio con unas palabras que quedan guardadas a buen recaudo y que habrá que profundizar en la oración.

Nos llevó a conocer la nueva catedral que están construyendo a las afueras o al menos bastante alejada de la zona más comercial y que ciertamente espero que ayude a prosperar aquella zona que la rodea y se urbanice la pista. A primera vista parece casi una fortaleza por su tamaño y la forma escalonada para dejar abajo un sótano de hospedería y salas para reuniones. Falta mucho por hacer y se ve el cariño que le están poniendo. Espero que pronto nos llegue la noticia a Asturias de su consagración.

Baoura – misa dominical

Hoy he vivido en Baoura muy fuerte el sentimiento de pertenencia y comunión con algo muy grande al tener en mente la Jornada de la Iglesia Diocesana. Creo que es la comunidad más numerosa que me he encontrado hasta ahora dado que la celebración del domingo supera todas las demás con creces. Parecía que no faltaba nadie.

Ha sido una misa muy festiva por el gran coro de voces e instrumentos que ayudaron y que anima a grandes y pequeños. A la hora de la colecta parecía escenificarse el evangelio de hoy encarnado en cada uno de aquellos que se acercaron a echar su limosna al cesto para sostener la comunidad.

Encuentros, sonidos, silencios, luces y sombras….todo encaja. Gracias Señor por el pan vivo.

La vida religiosa en Bembereke

Al no tener celebraciones en las comunidades me han llevado a visitar en Bembereke – ciudad en la que estaba nuestra misión anteriormente – un Santuario Mariano que cuida una comunidad de Franciscanos de la Inmaculada, tres frailes que tienen la suerte de acoger en el postulantado a cinco jóvenes desde hace pocas semanas. Siendo sábado, nos hemos encontrado varios grupos rezando el Rosario y entre ellos muchos jóvenes y niños. El templo se encuentra en frente de un internado que acoge a niños de todas las edades en etapa escolar y que también atienden los Franciscanos de la Inmaculada. Junto al internado hay una gran finca donde han hecho un Vía Crucis en pleno bosque con grandes árboles que te protegen un poco del sol pero aun siendo apenas las 9 de la mañana…parece imposible atreverse a subir al monte para recorrerlo, quizás tengamos oportunidad de visitarlo planeando hacerlo bien temprano.

Después tocó el turno de la comunidad de Dominicas de la Anunciata donde seis hermanas están al cargo de un colegio privado en una gran extensión y bastante equipado. Ha sido un momento más distendido al poder charlar un poco en español con ellas y comentar la situación que se está viviendo respecto al coronavirus y también los típicos cambios que su congregación hace al ir planteando nuevas pastorales y proyectos como una cooperativa de karité.

Ya de vuelta a la misión nos unimos por el canal de YouTube a los compañeros que hoy han recibido el ministerio del Lectorado de manos de nuestro obispo Don Jesús en la Capilla Mayor del Seminario en la Fiesta de los Seministas Mártires. ¡Una gozada poder vivirlo desde tan lejos pero a la vez tan cerca!