Esta expresión la usa mucho nuestro cocinero Jacques para explicar esas situaciones un poco rocambolescas para nosotros pero que en Benín es bastante habitual y que no les choca tanto.

Que el tráfico de la carretera principal se bloquea durante horas y horas por un camión averiado…que las piezas de tu coche siempre hay que fabricarlas e inflar los costes del mecánico…habría para hacer una gran lista pero las curiosidades no hacen más que poner énfasis a la pequeña realidad que uno puede ir conociendo…cuarenta días van a saber a poco por lo mucho que Benín puede ofrecer a quien venga con ganas de conocer y aprender mucho de ellos.

El largo viaje de ayer tenía como objetivo poder visitar esta mañana varios proyectos de congregaciones religiosas femeninas en varios puntos cerca de la frontera con Togo. Colegios, orfanatos, internados, grandes proyectos para los más pequeños que ellas sacan adelante con la ayuda de muchas instituciones situación que la covid-19 también ha dificultado en numerosas ocasiones.

Nos pasamos por las clases a saludarlos y son geniales, te reciben cantando – sí, para variar estarás pensando irónicamente – y esas miradas y sonrisas iluminan todo lo demás. Por muy pocos medios de los que dispongan, una vez más ellos te muestran las ganas que le ponen y la fuerza para salir adelante y prosperar.

Un comentario sobre “C’est l’Afrique

Los comentarios están cerrados.