Hoy con las lecturas de la misa se me venía este pensamiento: cuando el cielo y la tierra se tocan en la Eucaristía recibimos infinidad de dones y también aprovechamos para compartir y dar gracias a Dios por tanto y tan bueno.

Aquí al terminar la celebración comienza la sección anuncios….reuniones, peticiones, saludos y encomiendas….dan para mucho…y cuando digo mucho es que hoy el monaguillo y yo casi nos dormimos….debía ser que ya era hora de comer y apretaba el calor…

Gamia y Beroubuoay han sido auténticas fiestas, baile incluido como gesto de bienvenida agradecida creo yo porque hoy tocaba esmerarse todo lo posible en el coro porque había visita. Momentos que alegran y alimentan la vivencia de estos…poco a poco van pasando los días y cuando me quiera dar cuenta estaremos haciendo de nuevo las maletas. Toca vivir con intensidad y ya llegará el momento de rumiarlo todo varias veces.