Esta mañana hemos ido a visitar al obispo de la diócesis de N’Dali con sede en la ciudad con el mismo nombre situada a unos 60 kms de Gamia. La ciudad pasa ya los 115.000 habitantes y comienza a tener buenos comercios y servicios. El obispo Monseñor Martin Adjou nos ha recibido en su despacho y me ha dejado una gran impresión por su cercanía, el gesto de hablar en español y darme ánimos en mi camino al sacerdocio con unas palabras que quedan guardadas a buen recaudo y que habrá que profundizar en la oración.

Nos llevó a conocer la nueva catedral que están construyendo a las afueras o al menos bastante alejada de la zona más comercial y que ciertamente espero que ayude a prosperar aquella zona que la rodea y se urbanice la pista. A primera vista parece casi una fortaleza por su tamaño y la forma escalonada para dejar abajo un sótano de hospedería y salas para reuniones. Falta mucho por hacer y se ve el cariño que le están poniendo. Espero que pronto nos llegue la noticia a Asturias de su consagración.