Ubicación de Benín

Algo que he experimentado con empeño es la necesidad de preparar el corazón para vivir la misión. Y quiero comenzar este blog compartiendo una oración que ha quitado miedos e incertidumbres y ha puesto ilusiones, sentimientos y tantas cosas que han abierto una nueva mirada, un nuevo horizonte ante lo desconocido que me espera pero no por ser desconocido aparta el hecho de que haya incluido en mis oraciones cada día el pedir por la gente que me voy a encontrar y que me toque y alimente para toda la vida.

Señor, dame la valentía de arriesgar la vida por ti, de gastarme en tu servicio. Dame, Señor, alas para volar y pies para caminar al paso de los hombres.

Entrega, Señor, entrega para «dar la vida» desde la vida, la de cada día. Infúndenos, Señor, el deseo de darnos y entregarnos, de dejar la vida en el servicio a los débiles.

Señor, haznos constructores de tu vida, propagadores de tu reino, ayúdanos a poner la tienda en medio de los hombres para llevarles el tesoro de tu amor que salva.

Haznos, Señor, dóciles a tu Espíritu para ser conducidos a dar la vida desde la cruz, desde la vida que brota cuando el grano muere en el surco.

¡Gracias por unirte a esta aventura! ¡Misión es oración!

2 comentarios sobre “Preparando el corazón

Los comentarios están cerrados.